in

5 cosas que estresan a tu gato

No es difícil estresar a un gato. Varias situaciones cotidianas pueden influir en el comportamiento del gato y rara vez nos damos cuenta. Cualquier tipo de cambio, ya sea de la casa, la comida o incluso los muebles de la casa, generalmente no es bien recibido por los gatos. No en vano, esta es a menudo la principal razón por la que un gato se estresa y comienza a tomar acciones agresivas, como mordeduras o incluso un maullido de gato enojado. Sin embargo, hay otras circunstancias en las que su amigo de cuatro patas también puede estar irritado, y es importante saber cuáles son. Pensando en ello, separamos las situaciones más habituales que suelen estresar a los gatos. 1) Las visitas al veterinario estresan al gato

No es ningún misterio que las visitas al veterinario sean un gran problema para cualquiera que tenga gatos. Esto se debe a que los gatos suelen ser bastante resistentes a la idea de salir de casa, en general, y esto no está necesariamente relacionado con ir al consultorio del médico. De hecho, lo que realmente molesta a los gatos son las cajas de transporte que usan los tutores para llevarlos al veterinario. Como el accesorio es algo que limita los movimientos del gato, los animales acaban estresándose mucho y ansiosos por darse cuenta de que están fuera de control. Por lo tanto, la mejor manera de evitar que las visitas y salidas veterinarias se consideren un detonante es acostumbrar a su amigo a la caja de transporte desde el principio. También es posible hacer esto con estímulos positivos para que el gato asocie el accesorio con cosas buenas.

2) Gato estresado: mudarse de casa o muebles puede causar comportamiento

Los cambios son siempre un proceso muy desagradable para los gatos. Estos animales están muy apegados a la rutina y cualquier situación que esté fuera de su control puede verse como un problema. No en vano, la mudanza suele ser una tarea que debe estar bien pensada para los tutores de mascotas. La adaptación no suele ser fácil y los gatos suelen encontrar muy extraño el nuevo lugar, sobre todo en los primeros días. Para ayudar en este proceso, la mayor recomendación es llevar algunos objetos y muebles de la antigua casa para ayudar a reconocer el entorno. Además, es fundamental que el tutor no interfiera en la rutina diaria de su pareja para que realmente se sienta más como en casa.

Cabe mencionar que no es solo el cambio de casa lo que puede estresar al gato. Como ya se mencionó, cualquier cambio brusco en la rutina del felino puede terminar enfadándolo, y eso incluye cambios en el mobiliario o en las habitaciones de la casa. Por tanto, lo ideal es evitar en lo posible las constantes reformas en el entorno para que el gato no sufra estrés y ansiedad.

3) Gato estresado: cambiar la alimentación puede influir en su comportamiento

El paladar felino es muy agudo, y cualquier pequeño cambio en su dieta no pasa desapercibido para los gatos. En este escenario, pueden suceder dos cosas: o al gato le gusta la nueva comida; o no le gusta la alimentación, y entonces el tutor puede tener dolor de cabeza con eso. Si la comida no es de tu agrado, prepárate para enfrentarte a un gato estresado y hambriento, incluso haciendo un sonido de gato salvaje. Como estos animales no dan un brazo para animar, es muy probable que su amigo prefiera «pasar hambre» antes que comer el nuevo alimento.

Cuando esto sucede, es importante llevarlo al veterinario para saber si la falta de alimento está realmente relacionada con el cambio en la alimentación o si el gatito tiene algún problema de salud.

4) ¿Es normal un gato estresado con visitas de extraños?

Es común que los gatos no se sientan muy cómodos en presencia de extraños. Tanto es así que algunos comportamientos más agresivos pueden notarse en estas ocasiones, especialmente si los visitantes intentan invadir su espacio. Además, la mordedura de gato también es una forma de que el felino demuestre que está enojado y quiere estar solo. Para evitar que esto suceda, lo ideal es que el tutor tenga un espacio reservado para que el gatito se “esconda” en estos momentos. Además, también es posible enseñar al gato a comportarse desde pequeño, trabajando duro en el tema de la sociabilidad. De esta forma, el gato estará más acostumbrado a las visitas y no se sorprenderá cuando aparezcan caras nuevas en su casa.

5) Tocar la cola del gato también puede estresar al animal.

La cola del gato está llena de encanto, ¿verdad? Y si bien es difícil resistir la tentación de tocar esa parte del cuerpo del animal, es importante evitar este tipo de actitud. A los gatos no les gusta que se burlen de sus colas, ni siquiera para acariciarlos o para intentar jugar. Como la cola del gato es una extensión de la columna vertebral del felino, cualquier toque en la región puede causar mucho dolor en el gato e incluso trauma. Entonces, lo mejor que puedes hacer es no tocar nunca la cola del gato. Además de sentirse incómodo, también puede estar muy estresado.

Aprenda a calmar a un gato estresado

Tratar con un gato estresado puede no ser fácil, ¡pero es posible revertir este tipo de situación! Para empezar, es importante intentar acostumbrar al felino a distintas situaciones desde temprana edad, aprovechando cuando aún es un cachorro. Durante este período, es posible buscar su socialización con otros animales y humanos, por ejemplo, o acostumbrarlo a las cajas de transporte. Además, es importante invertir en juguetes y estructuras que ayuden a que la casa sea más atractiva. Otra alternativa es la hierba gatera, también conocida como «hierba de gato», que ayuda a reducir el estrés animal. Y, por último, pero no menos importante: no olvides darle siempre mucho amor y cariño a tu mascota. ¡Les encanta sentirse amados!

Marco

Escrito por Marco

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Volpino Italiano – Toda la información sobre esta raza de perro

conoce esta raza de gato de origen etíope