in

9 razones para sacar a pasear a tu perro

Pasear a un perro es más que un momento de ocio o un tiempo para que el animal haga sus necesidades fisiológicas, es un acto de cuidado y amor. Tener un animal requiere mucha responsabilidad y unas horas dedicadas a darle más calidad de vida. Esto incluye juegos, cuidados higiénicos, visitas al veterinario, comida de calidad y, por supuesto, paseos. Antes de comprar o adoptar un perro, prepárate para salir con tu nuevo amigo al menos una vez al día.

Por supuesto, existen variables en relación a la edad, el tamaño, la raza e incluso si el cachorro está predispuesto a alguna enfermedad, pero en todos los casos, el paseo es fundamental para mantener la salud de tu mascota. Para que puedas comprender mejor los beneficios de este hábito, hemos enumerado 9 razones para no dejar de pasear a tu perro y disfrutar mejor de este momento.

1) Gasta la energía de tu compañero peludo

Perro con energía acumulada es un boleto a tener un compeñero con ganas de destrucción, sobre todo si hablamos de un cachorro con ganas de conocer el mundo con los dientes. Si el perro pasa unas horas solo en casa, las posibilidades de prepararse son aún mayores. Pasear al perro es un aliado para evitar que se aburra o incluso se agite demasiado: los ladridos excesivos y los muebles roídos son algunas manifestaciones de estos comportamientos. Los cuidadores suelen decir que lo ideal es mantener al perro cansado la mayor parte del tiempo. Después de una larga caminata, todo lo que tu amigo peludo querrá es agua fresca y un lugar cómodo para relajarse.

2) Resalta el instinto natural del perro.

¿Sabes cuando tu perro huele todos los lugares posibles durante el paseo? Esta es una característica natural de los caninos. El olfato es la mejor forma de conocer el mundo, un instinto heredado de tus antepasados. Los perros necesitan conocer nuevos lugares y olores en todo momento. Si vive en una casa con jardín, puede ayudar, pero aún así es importante tener la experiencia de un nuevo contacto con algo desconocido.

3) Hace que el perro esté menos ansioso y estresado

Cualquiera que piense que los caninos no pueden tener problemas psicológicos está equivocado. Uno de los factores que más provoca ansiedad y estrés en el perro es precisamente la falta de actividad física. Los perros necesitan estimulación diaria y caminar es una forma de hacerlos más relajados y felices. ¿Recuerdas que ellos también necesitan jugar y recibir cariño, combinados?

4) Quema calorías y previene la obesidad canina

El perro obeso puede incluso asociarse con la ternura, pero debes saber que unos kilos de más no son saludables para tu amigo. La obesidad canina suele ir acompañada de dolor articular, aumento de la presión cardíaca y de la frecuencia respiratoria, acumulación de grasa en los vasos sanguíneos y otros problemas que pueden comprometer el bienestar del animal. Además de ofrecer una alimentación equilibrada y adecuada, pasear a tu perro todos los días es una forma de quemar calorías y mantener a tu mascota en el peso ideal.

La caminata también contribuye a fortalecer los músculos de tu pelaje y evita otros problemas de salud. Si no estás dispuesto a seguir este ritmo, ¡vale la pena contratar a un paseador de perros para que se turne con contigo!

5) Socializar con humanos y otros animales.

Socializar es un proceso que determinará los muchos comportamientos de su cachorro. Suele iniciarse en la fase cachorro, cuando el cachorro se presenta a otros animales, personas, ruidos y movimientos. Esto debe continuar cuando el perro sea adulto: es garantía de relaciones saludables con todo lo que lo rodea y previene el desarrollo de conductas agresivas, miedos y traumas. Una forma genial de promover la socialización es llevar a tu mascota a parques para perros (que están cerrados y son seguros): saltará, correrá y jugará mucho con otros perros.

6) Crea vínculos con el tutor

El paseo es un momento muy especial para un tutor y su perro. Una oportunidad para fortalecer los lazos e incluso crear una relación de mayor obediencia, confianza y control. Es muy importante que tu perro te tenga como líder: por eso, no dejes que te guíe en el paseo. Pero, también debes prestarle la atención que se merece cuando vayas de excursión. Deja tu teléfono en casa y disfruta de este momento con tu amigo de cuatro patas.

7) Marcar territorio

Tu perro no marca accidentalmente territorio en la calle: esta es una forma de comunicación entre caninos. Cada cachorro tiene un olor a orina único y esto permite demostrar que tiene el dominio de ese espacio, identificar al más sumiso y, en el caso de las hembras, advertir a los machos que está en celo.

8) ¿Las necesidades fisiológicas

Esta resulta ser la razón más común por la que los tutores llevan a sus perros a pasear, con la excepción de los cachorros que necesitan vacunarse antes de salir a la calle. Y, de hecho, este hábito puede ser un aliado para mantener la casa siempre limpia. En este caso, debes comprometerte a salir dos o tres veces al día con tu perro peludo, pero es muy importante no restringir el pipí y la caca a la calle: mantén el baño del perro en casa y enséñale cómo usar ese espacio para necesidades fisiológicas siempre que las necesite. No sirve de nada tener que esperar fuera de la casa para vaciar su vejiga.

9) Tú, humano, también puedes hacer ejercicio

Además de todas las razones que hemos enumerado, pasear a un perro también puede liberarte a ti, humano, de un estilo de vida sedentario. ¿Qué tal aprovechar ese momento para hacer ejercicio también junto con tu compañero peludo? Vale la pena caminar más o incluso trotar un poco. Ponte unas buenas zapatillas, llena la botella  de agua ¡vamos! Ah, recuerda caminar siempre temprano o al final del día cuando haga mucho sol, tu salud lo agradecerá.

Bea

Escrito por Bea

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Protector solar para gatos: ¿cuando es necesario usarlo?

¿Puedo tener al Pomerania Lulu en un piso? Te damos más información sobre esta raza de perro pequeño