in

Características de la enfermedad vestibular canino.

Entre las diversas enfermedades neurológicas que pueden afectar a los perros, una de las más preocupantes es el síndrome vestibular canino. La enfermedad, que se divide en dos categorías, afecta al sistema vestibular del animal, que es fundamental para mantener el equilibrio y la orientación de tu perro. Por tanto, es importante saber reconocer los síntomas de esta patología, las principales causas y cómo tratarla. Para comprender un poco más sobre el síndrome vestibular en perros.

¿Qué es el síndrome vestibular canino?

La enfermedad vestibular en perros es un conjunto de signos clínicos producidos por la lesión del aparato vestibular, el nervio vestíbulo-coclear o los núcleos vestibulares y sus conexiones, que son estructuras responsables del movimiento del cuerpo y mantenimiento del equilibrio del animal. En este sentido, la enfermedad se puede clasificar de tres formas: síndrome vestibular central, síndrome vestibular periférico o síndrome vestibular idiopático canino. En el primero, el origen de la enfermedad está en el sistema nervioso central, donde se encuentran los núcleos vestibulares y sus conexiones con diferentes regiones cerebrales. En el segundo, la enfermedad comienza en el sistema nervioso periférico, es decir, en el nervio vestibular o en el oído interno del animal. En el tercero, no es posible identificar la causa de la enfermedad y los síntomas se desarrollan rápidamente.

¿Cómo se desarrolla la enfermedad vestibular en los perros?

El síndrome vestibular canino puede estar causado por una serie de motivos que varían según el origen de la enfermedad. Cuando se trata de síndrome vestibular periférico, por ejemplo, otitis, traumatismos en el oído interno, hipotiroidismo, tumor en los oídos o nervio vestibular son las causas más comunes. Por otro lado, el síndrome vestibular central, las causas pueden estar vinculadas a accidentes cerebrovasculares, procesos inflamatorios e infecciosos, traumatismo craneoencefálico y deficiencia de tiamina. En el caso del síndrome vestibular idiopático canino, la afección no tiene una causa definida y suele ser más común en perros de edad avanzada.

¿Cuáles son los principales síntomas del síndrome vestibular canino?

Los signos clínicos más comunes del síndrome vestibular en perros son:

– Inclinación de cabeza;
– Falta de coordinación motora;
– Pérdida del equilibrio;
– estrabismo;
– Nistagmo (movimiento ocular involuntario que puede hacer que el ojo se mueva rápidamente de lado a lado, vertical u horizontalmente o en círculos;
– Caídas repentinas;
– Rodar y caminar en círculos.

Los síntomas generalmente ocurren de manera diferente según la causa de la enfermedad. El síndrome vestibular canino causado por otitis, por ejemplo, presenta inclinación de cabeza, que puede o no progresar a descoordinación y caídas del animal. En el síndrome vestibular idiopático canino, los síntomas suelen ser los mismos, pero de forma más aguda. En el caso de la enfermedad vestibular en perros causada por hipotiroidismo, el perro tiende a presentar los signos de forma lenta y progresiva, según la evolución de la enfermedad.

¿Cómo se diagnostica el síndrome vestibular canino?

El diagnóstico de síndrome vestibular canino se realiza mediante la evaluación de la historia del animal. En este caso, se examina la posibilidad de trauma, el nivel de síntomas, la presencia de otros signos clínicos, la edad del animal y el uso de medicamentos. Se realizan exámenes físicos para eliminar otros problemas, como hipertensión y dolor, otoscopia (examen de oído) y examen neurológico. Algunos exámenes complementarios, como el sonido timpánico y las imágenes cerebrales, también pueden contribuir al diagnóstico correcto de la afección. Además, el veterinario también puede requerir un hemograma completo del animal. En caso de sospecha de tumor, la radiografía de tórax y la ecografía abdominal también son fundamentales.

Síndrome vestibular canino: ¿cómo tratarlo?

El tratamiento del síndrome vestibular canino depende del origen de la enfermedad e incluso de las condiciones de salud del animal. Si la causa es una otitis, el tratamiento se basa en el uso de antibióticos y antiinflamatorios. En el caso del síndrome vestibular idiopático, no está indicado el uso de antibióticos. En este caso, se pueden recomendar algunos fármacos utilizados para tratar la laberintitis en humanos, pero aún no existen estudios científicos que demuestren su eficacia. Por ello, es importante que, ante cualquier signo de la enfermedad, el dueño consulte a un neurólogo veterinario titulado. En la fase de recuperación, si persisten los síntomas o secuelas de la enfermedad, la fisioterapia y la acupuntura pueden ayudar a la recuperación del animal.

 

Marco

Escrito por Marco

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

¿Puedes cortar el pelo de tu gato? Todas las respuestas aquí

¿Perro vomitando croquetas? Descubra el problema y qué hacer