in

¿Cómo mejorar la calidad de vida del animal?

Para muchos tutores, los perros son sus bebés eternos. Sin embargo, la edad llega a todos y con tu mascota no podría ser diferente. Los perros viven en promedio entre 12 y 14 años y comienzan a mostrar signos de vejez alrededor de los nueve años, que pueden variar según el tamaño y la raza. Este es un momento muy importante en la vida de los animales y, por supuesto, exige un cuidado especial por parte del propietario.

¡Comprenda mejor el proceso de envejecimiento de su mascota y sepa qué medidas tomar para mejorar la calidad de vida del perro anciano!

Perro anciano: ¿Cómo identificar cuando tu perro ya es viejo?

¡Uno de los primeros signos es el pelaje blanquecino! Sí, al igual que los humanos, los perros también tienen canas, especialmente alrededor de los ojos y el hocico. Entre otros problemas derivados del envejecimiento, que pueden variar de un animal a otro, se pueden citar: dificultad para desplazarse, digestión lenta y menor disposición para caminar y jugar (aunque estas actividades son bastante importantes para los perros mayores).

Perro anciano: ¿Qué cuidados se necesitan?

¡Es importante tener en cuenta que un perro viejo no es sinónimo de un animal enfermo! Con el cuidado adecuado y la fuerza de la genética, muchos perros se mantienen sanos y activos durante mucho tiempo. El cuidado con la alimentación, la nutrición, la higiene y la actividad física son importantes en esta fase de la vida de la mascota, para que tenga calidad de vida, comodidad y salud.

Alimentación: la comida para perros y los alimentos blandos son ideales

Con la edad, los perros comienzan a tener una digestión más lenta y una mayor dificultad para absorber los alimentos. Supere la situación invirtiendo en un alimento apropiado y de fácil digestión, ofreciendo a su perro una ración al día. En esta etapa, los animales son más propensos a la obesidad. Por tanto, es fundamental mantener una dieta adecuada.

Si el animal tiene algún tipo de problema dental, vale la pena apostar por alimentos más pastosos, que facilitan la alimentación. Por último, pero no menos importante: asegúrese de que el perro esté bien hidratado, con agua fresca y limpia.

Vitamina para un perro anciano: ¡conoce las más comunes!

El pienso no siempre es suficiente para cubrir todas las necesidades nutricionales de un perro anciano. Por tanto, consulte a su veterinario para saber si es el momento de aumentar la dieta de su mascota con algunas vitaminas. Los más comunes son:

  • Vitamina A: indicada para animales con predisposición a enfermedades relacionadas con la visión;
  • Vitaminas del complejo B: en general, ayudan al metabolismo del perro;
  • Vitamina D: ayuda a la absorción de calcio, la coagulación de la sangre y mantiene la salud de los músculos del animal;
  • Vitamina E: previene y ayuda en el tratamiento de problemas musculares, como la distrofia muscular;

Además, el calcio es fundamental para fortalecer los huesos y prevenir enfermedades como la osteoporosis.

Higiene del perro anciano: baños periódicos y cepillado de dientes

Es fundamental cuidar la higiene de tu cachorro e introducir una rutina de baños y cepillado dental desde temprana edad. Cuando el animal envejezca, estas medidas requerirán un cuidado aún mayor. Lo mejor son los días soleados para bañar a la mascota y evitar la acumulación de sarro en los dientes. Limpiar las orejas del perro también es muy importante para prevenir enfermedades como las infecciones de oído.

Actividades físicas: ¡no olvides pasear a tu perro mayor!

Aunque el perro anciano está menos dispuesto a hacer ejercicio, caminar y jugar con el perro sigue siendo muy importante. Apuesta por paseos más cortos, en días con temperaturas más suaves, ¡pero asegúrate de salir con tu mascota! Estos momentos de diversión también son importantes para transmitir confianza y seguridad al perro, que puede volverse más apático o necesitado en esta etapa de la vida.

Accesorios que pueden mejorar la calidad de vida del perro anciano:

Los perros ancianos comienzan a presentar huesos que se vuelven cada vez más frágiles con el tiempo, lo que puede dificultar la locomoción de la mascota dentro de la casa. Muchos perros se sienten incómodos al realizar grandes esfuerzos físicos, como subirse y bajarse del sofá, por ejemplo, y acaban realizando estas actividades con el tiempo. Para evitar que esto suceda, el tutor puede invertir en algunos accesorios.

  • Rampa para perros: La rampa para perros es muy similar a la escalera, pero el accesorio tiene un impacto aún menor en las articulaciones del animal. Puede que la mascota tarde un poco en acostumbrarse, pero al final, la rampa puede ser una gran aliada para tu amigo peludo.
  • Camas y mantas: Extienda varias mantas y camas por toda la casa para que el perro pueda encontrar fácilmente lugares acogedores y agradables.
  • Alfombras y suelos antideslizantes: Un suelo muy liso puede dificultar aún más la locomoción de su perro anciano, especialmente para los perros pesados. Una buena solución es invertir en alfombras que estén engomadas por debajo (para que el perro no resbale) y que puedan extenderse por las habitaciones de la casa.
Marco

Escrito por Marco

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Parálisis por garrapatas en perros

¿Funciona un guante para quitar el pelo de perro?