in

Conoce las principales enfermedades caninas que afectan al sistema gastrointestinal

Existen varias enfermedades caninas que pueden comprometer la salud de tu amigo. Entre ellos se encuentran los que afectan el sistema gastrointestinal del animal. Engorroso y muchas veces peligroso, tanto las enfermedades intestinales en los perros como las que llegan al estómago, por ejemplo, pueden ser causadas por diferentes factores que van desde la ingestión de alimentos contaminados hasta el estrés o la ansiedad. En estos casos, los síntomas más habituales son los vómitos del perro, la diarrea y la deshidratación. Por eso es importante redoblar tu atención y ante cualquier signo de que algo no vaya bien con tu amigo para buscar ayuda de un veterinario. ¿Tiene alguna pregunta? Hemos separado las principales enfermedades que pueden afectar el sistema gastrointestinal de su perro y merecen su atención.

La gastritis canina se puede evitar con una dieta equilibrada y adecuada a la edad

No es raro encontrar un perro con gastritis, sobre todo cuando se trata de un animal que no sigue una dieta equilibrada y saludable. Esto se debe a que una rutina de alimentación inadecuada puede favorecer la inflamación de la mucosa que recubre el estómago, provocando la afección. La enfermedad es bastante común en los perros Bulldog, Maltés y Shih Tzu y puede ocurrir en cualquier etapa de la vida del animal. Por ello, es importante prestar atención a síntomas como: vómitos, dolor abdominal, falta de apetito, pérdida de peso y diarreas.

Cuando notes algún signo inusual, es importante acudir a un veterinario para que se haga el diagnóstico mediante una endoscopia y se inicie el control de la enfermedad. Por lo general, el médico indica cambios en la dieta del perro.

Pancreatitis canina: los alimentos grasos son las principales causas de la enfermedad

La pancreatitis canina es una enfermedad grave que se puede adquirir por algunas razones. La principal es la ingesta de alimentos ricos en carbohidratos y grasas. Es decir: ese trozo de tarta o galleta que insistes en darle a tu amigo puede resultar en inflamación del páncreas, provocando la famosa pancreatitis en un perro. En general, los signos clínicos más comunes de la enfermedad son fiebre, falta de apetito, dolor abdominal y dificultad para respirar. Los vómitos o la diarrea del perro también pueden ser una señal de que la salud de su amigo está deteriorada. En este caso, un hemograma completo y una ecografía del abdomen pueden ayudar a diagnosticar la enfermedad. El tratamiento casi siempre se realiza con analgésicos y antibióticos para mejorar el funcionamiento pancreático del animal. Por lo tanto, en la mayoría de los casos, los veterinarios recomiendan la hospitalización.

Gastroenteritis en perros: el diagnóstico precoz es fundamental

La gastroenteritis canina es una enfermedad canina que se puede adquirir de diferentes formas. Ella puede ser viral, bacteriana e incluso intoxicación o inflamación. Pero independientemente de la variación de la enfermedad, una cosa es cierta: no tarda mucho en mostrar sus primeros signos. Imágenes simples de vómitos que se convierten en diarrea combinados con falta de apetito y heces con sangre pueden indicar que su mascota está sufriendo el problema. En este caso, el tratamiento puede variar según el caso del animal. Cuando la enfermedad es bacteriana, es común que el tratamiento se base en antibióticos y vitaminas. En condiciones inflamatorias, también existen otros medicamentos que se pueden recetar.

La colitis canina es muy común en animales adultos.

Una de las principales causas de malestar y diarrea, la colitis en perros es el resultado de la inflamación de la mucosa intestinal del animal. Común en la fase adulta de los animales, la enfermedad puede presentarse de dos formas: aguda o crónica. Al principio, los síntomas suelen repetirse y durar mucho tiempo. En el segundo, la imagen puede durar unas tres semanas o ser recurrente. Su origen, en la mayoría de los casos, está relacionado con alergias alimentarias en perros, parásitos y estrés. Los síntomas más recurrentes de la enfermedad son la presencia de moco o sangre en las heces, diarrea, pérdida de peso y deshidratación. En cuanto al tratamiento, se suele realizar con dietas especiales ricas en fibra y probióticos. Sin embargo, en algunos casos, es posible que se requieran antibióticos.

La giardia en perros provoca vómitos, falta de apetito y dolor abdominal en el animal

Aunque no es una enfermedad gastrointestinal, tiene muchos efectos sobre este sistema del perro. Causada por un protozoo que actúa en el torrente sanguíneo, la giardia en los perros se produce por contacto directo con las heces de un animal infectado. También existe transmisión a través de la lactancia materna, cuando el cachorro se infecta al amamantar. Provoca vómitos, apatía alimentaria e incluso diarrea sanguinolenta, que es cuando hay mocos o pequeños quistes. Además, el malestar, la muda, los gases y la deshidratación pueden indicar que su perro está contaminado.

Aunque parece inofensiva, la giardia canina cuando no se trata puede ser fatal para su cachorro, especialmente para aquellos que todavía son cachorros, la etapa en la que la enfermedad es más agresiva. Por ello, debes evitar exponer a tu perro a lugares públicos, con otros animales, donde se sospeche la enfermedad, y realizar visitas frecuentes al veterinario. También considere administrar la vacuna contra la giardia, que no es una vacuna obligatoria. El tratamiento de la enfermedad generalmente se realiza con antibióticos durante aproximadamente cinco a siete días.

Marco

Escrito por Marco

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Caja de maternidad para gatos – Cuidado de la madre y los cachorros

¿Qué cambia en el comportamiento del perro cuando crece?