in

Las 5 enfermedades felinas más graves que pueden afectar a los gatos

Tener una mascota en casa va mucho más allá de divertirse e intercambiar afecto. Cuidar a un gatito también significa saber cómo identificar cuando algo anda mal en él. Entre las enfermedades más comunes y graves que pueden afectar al gatito se encuentran la FIV, FeLV y FIP felina. Además de ellos, la clamidiasis y la insuficiencia renal crónica en gatos también necesitan atención, ya que pueden tener graves consecuencias si no se tratan o controlan adecuadamente. Para ayudarte a reconocer los síntomas.

1) FIV felina: la enfermedad daña toda la vida del animal

FIV – Inmunodeficiencia felina (conocida como SIDA en gatos) – es una enfermedad muy complicada que necesita atención, principalmente porque afecta directamente al sistema inmunológico del gatito. La enfermedad tiene diferentes etapas: la primera se caracteriza por fiebre y agrandamiento de los ganglios linfáticos, síntomas que desaparecen posteriormente. La segunda etapa es asintomática, lo que hace que la enfermedad sea imperceptible. Cuando la FIV felina llega a la etapa final, los riesgos de muerte son altos y se pueden observar síntomas como lesiones cutáneas e infecciones generalizadas.

Sin embargo, con el cuidado adecuado, es posible ofrecer más calidad de vida a tu gatito de cuatro patas y evitar que llegue a la etapa crónica de la FIV felina. Para ello, es necesario visitar a un veterinario cada 6 meses para evaluar el estado de salud del gatito y la posible evolución de la enfermedad. Además, otra medida muy importante es la castración del gato, ya que la patología puede transmitirse durante el cruce.

2) FeLV felino: la enfermedad es similar a la leucemia en humanos

El FeLV se conoce como leucemia en gatos, siendo muy similar a la enfermedad que afecta a los humanos. Es causada por un retrovirus y puede desencadenar varios problemas, como anemia, fiebre, agrandamiento de los ganglios linfáticos, gingivitis e incluso afectar el comportamiento de tu gatito. Además, es una enfermedad muy contagiosa y no tiene cura. Por tanto, lo mejor que se puede hacer para prevenir el FeLV felino es adoptar algunas medidas como la esterilización del animal y mantener a tu amigo en el interior, evitando que tenga contacto con gatos que puedan estar infectados.

3) FIP felino: el diagnóstico precoz es fundamental

La peritonitis infecciosa felina, también llamada FIP, es una enfermedad muy grave de los gatos domésticos que necesita mucha atención. Eso es porque, aunque no existe cura ni tratamiento específico, el diagnóstico realizado por un veterinario puede ayudar mucho a controlar los signos clínicos de la enfermedad. La FIP felina puede manifestarse de varias formas: el primer tipo se puede ver por la aparición de nódulos con pus en órganos linfáticos de órganos y el segundo con la aparición de líquido amarillento en la cavidad abdominal y / o torácica. Además, los síntomas bastante frecuentes de la enfermedad son pérdida de peso, abdomen agrandado, postración, dificultad para respirar y fiebre.

4) La clamidiasis felina se confunde fácilmente con la conjuntivitis

Causada por una bacteria, la clamidiasis felina es una infección que afecta en un principio los ojos de los animales, dejándolos enrojecidos e hinchados. Sin embargo, a diferencia de la conjuntivitis, la clamidiosis también tiene otros síntomas que incluyen infección respiratoria, secreción nasal, estornudos y tos. Esto puede llevar a algunos dueños a pensar que el gato tiene gripe. Antes de pensar en automedicar a tu mascota, es fundamental buscar la ayuda de un veterinario para hacer el diagnóstico de la enfermedad e iniciar el tratamiento correcto.

5) La insuficiencia renal en los gatos se puede evitar con la hidratación regular de las mascotas.

La insuficiencia renal es otro problema importante que puede alterar la vida de los gatos. La enfermedad puede afectar al felino en cualquier etapa de la vida. Por tanto, es importante prestar atención a los síntomas como: producción excesiva de orina, sed e ingesta excesiva de agua, vómitos, pérdida de peso y aumento de los maullidos. Cuando notes algún signo inusual, es importante acudir a un veterinario para que se le haga el diagnóstico y comience el control de la enfermedad. De esta forma, es posible evitar que los riñones fallen por completo.

¡Pero cabe mencionar que es posible evitar la insuficiencia renal en los gatos! Alentar al felino a beber más agua es una excelente manera de prevenir la enfermedad. Para ello, un gran consejo es adquirir fuentes de agua para animales o incluso ofrecer frutas para gatos que contengan suficiente líquido en su composición, como la sandía.

 

Marco

Escrito por Marco

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

¿Cómo quitar el olor a pis de perro del sofá?

¿Qué necesitas saber, antes de comprar un animal?