in ,

Primeros auxilios en caso de caída del perro o gato

Es muy común escuchar que un perro se cayó del piso o un gato se cayó por la ventana, saber que la ayuda debe ser inmediata es importante en estos casos. Todos los dueños deben saber cómo proceder en los casos de caída de perro o gato. y comprender que, cuanto antes se rescata a un animal que ha sufrido un accidente, mayores son sus posibilidades de recuperación y supervivencia.

Para aclarar lo que es realmente importante a la hora de ayudar en una caída de un perro o un gato, aprende paso a paso los primeros auxilios que pueden marcar la diferencia en este tipo de emergencia:

  • Si alguien ha visto el accidente, verifica qué zona del cuerpo sufrió más en el momento del impacto, evitando causar lesiones más graves en esa zona.
  • Cuidado, cabe la posibilidad de que el perro muerda. Si el animal está consciente e inquieto (o con mucho dolor) es posible improvisar una presión con un cordón alrededor del hocico (en la región más cercana a los ojos); sin embargo, también debes tener cuidado de no comprometer aún más la condición respiratoria de la mascota lesionada.
  • Asegúrate de que el animal esté consciente y mantén el ambiente tranquilo. Es imprescindible contar con algún tipo de soporte (tablón, madera, etc.) que facilite el transporte. Atar una cuerda o un cinturón que pase por encima de las zonas de los hombros y los muslos, dejando libres el pecho y la región abdominal, es una buena forma de asegurarlo.
  • Si hay sangrado abundante, es necesario comprimir la zona afectada con un paño limpio hasta que se realice el rescate, a fin de evitar una pérdida excesiva de sangre.
  • Evita el movimiento excesivo de la columna y los huesos de la mascota en general, por el riesgo de causar lesiones o perforaciones. Cabe recordar que, si hay algún material perforando al animal, no se debe retirar, y la mascota debe ser transportada a un hospital veterinario para que se tomen las debidas precauciones.
  • El transporte inmediato del animal al hospital veterinario más cercano es fundamental, ya que el resultado de una caída puede variar entre consecuencias que van desde lesiones en órganos internos hasta múltiples fracturas.

No es raro que los animales sufran accidentes domésticos por caídas, pueden caer desde los más variados lugares de la casa, como escaleras, edificios sin terminar, desde balcones e incluso desde la ventanilla del coche en las salidas. Lo importante en el pronóstico será la altura de la caída y cuál fue la zona de impacto, por lo tanto, es importante estar siempre atento al animal.

Las consecuencias de una caída pueden ser muchas, y los traumas más habituales son los siguientes:

  • Lesión cerebral traumática: si la zona de impacto afectada es la cabeza, puede producir sangrado o edema intracraneal, fracturas dentarias, en huesos de la cara y el cráneo.
  • Trauma torácico: puede generar, además de fracturas en la columna y en costillas, la acumulación de sangre, aire o líquido en el espacio pleural de los pulmones (alteraciones conocidas como hemotórax, neumotórax, piotórax); hernia de diafragma; contusión pulmonar; y tromboembolismo pulmonar, entre otros, que provocan graves trastornos respiratorios.
  • Trauma abdominal: existen posibilidades de rotura de órganos, como vejiga, intestino, vesícula biliar, bazo e hígado; además de la posibilidad de aplastamiento de vísceras y hemorragias provocadas por lesiones en importantes venas o arterias.
  • Trauma pélvico: se asocia con fracturas de los huesos de la pierna y del muslo y tromboembolismo, entre otros.
  • Trauma espinal (lesión medular cervical, torácica, lumbar): puede provocar luxación o fractura de columna y, en su consecuencia más grave, puede dejar al animal parapléjico o tetrapléjico.

Dependiendo del estado clínico del animal, se realizarán pruebas para localizar las lesiones resultantes de la caída. Al principio, los exámenes como la radiografía y la ecografía abdominal ayudan en el diagnóstico rápido para el tratamiento posterior de las lesiones causadas ​​por el trauma. Dependiendo de la sospecha, pueden ser necesarias pruebas de tomografía computarizada y resonancia magnética, además de análisis de sangre como el hemograma, para la evaluación de la función hepática y renal, entre otros.

En vista de la necesidad o gravedad de caída del perro o gato, se deben evaluar las posibilidades de lesiones que requieran corrección mediante procedimiento quirúrgico (rotura de órganos, perforaciones torácicas) o procedimientos de emergencia (drenaje torácico y abdominal) que, al eliminar el exceso de líquidos y secreciones de la región torácica o abdominal, darán comodidad respiratoria para el herido.

Una curiosidad de gran importancia es que, cuando nos referimos a gatos, una caída desde grandes alturas (por encima del séptimo piso) puede provocar que el gato presente un mecanismo conocido como “síndrome del gato paracaidista”: donde el felino tiene más posibilidades de sobrevivir porque logra reposicionarse (en el momento de la caída), en una posición cuadripédica, es decir, estirar brazos y piernas para “volar” y caer con velocidad reducida.

En estos casos, el resultado resalta que las lesiones son generalmente más pequeñas (ya que la fricción será dividida por el cuerpo), que en los traumatismos debidos a caídas de pequeña altura, ya que cuanto menor es la altura, más difícil es para el animal reposicionarse.

Es de suma importancia, por lo tanto, la visita a un veterinario que ayudará a la mascota para el éxito en el tratamiento; teniendo en cuenta que algunos animales, dependiendo de la gravedad de la afección, requieren unos días de hospitalización para corregir las lesiones provocadas por la caída y reducir el riesgo de muerte.

 

Bea

Escrito por Bea

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Ventajas de tener una perra

Podenco o Galgo – Guía completa sobre esta raza