in

¿Puedes darle dipirona a un gato? Descubra las recomendaciones de este medicamento

El uso de dipirona es algo común entre humanos, pero cuando se recomienda para animales domésticos puede generar dudas en los tutores. Generalmente recetado para aliviar el dolor y bajar la fiebre. La acción antiinflamatoria de la dipirona tiene pocos efectos secundarios en comparación con otros fármacos. Pero, por último, ¿puedes darle dipirona a un gato? ¿Existe alguna contraindicación? ¿Qué precauciones se deben tomar? ¡Mira lo que encontramos!

¿Puedo darle dipirona a mi gato?

Es normal que al recibir la recomendación de dar dipirona a los gatos el tutor sospeche. La prescripción de dipirona a los gatos es muy común en la medicina veterinaria, ya que el fármaco es eficaz para combatir el dolor y reducir la fiebre en los gatos. Sin embargo, es importante tener cuidado al administrar el medicamento, como cualquier otro. En un principio, no está indicado automedicarse a la mascota: el uso indiscriminado y sin la recomendación de medicamentos puede resultar en el gato intoxicado. La consulta con el veterinario es fundamental antes de iniciar cualquier tratamiento.

¿Cómo administrar dipirona a un gato?

Ahora que sabe que los felinos pueden tomar dipirona, hay otra pregunta: ¿cómo administrar medicamentos a los gatos? ¡Lo primero con lo que debes tener cuidado! El remedio está indicado solo en casos puntuales y el profesional hará un cálculo según el peso y tamaño de la mascota para determinar la dosis, es decir, cuántas gotas de dipirona para gato. Si el animal toma el medicamento sin esta ayuda, puede suceder que el medicamento no tenga efecto o incluso cause reacciones adversas, como intoxicación o muerte, si la dosis es superior a la que el cuerpo del animal puede soportar.

El proceso de administración de medicamentos líquidos para gatos también requiere cuidados. La dipirona se puede administrar con un gotero o una jeringa sin aguja. Lo ideal es rociar lentamente el medicamento en la «bolsa» entre los dientes y la mejilla del gato, en el fondo, y cerrar la boca del animal durante unos segundos para evitar que escupe el líquido. Además, otro consejo es mezclar las gotas indicadas en una pequeña cantidad de sobre para gatos: así, el animal ni siquiera notará la presencia del medicamento. En esta segunda opción, es importante asegurarse de que comerá toda la comida.

Investigar las causas de la fiebre y el dolor en el gato.

Por mucho que la dipirona sea un analgésico eficaz para aliviar algunas molestias en los gatos, es importante comprobar la raíz del problema. El dolor en los gatos es un síntoma que indica que algo anda mal con la salud del gato. La fiebre suele ser una reacción del organismo del gato a alguna infección viral o bacteriana. Al usar el medicamento sin pasar por la evaluación del veterinario, solo enmascarará el problema, que puede volver con más intensidad en el futuro. La consulta con el veterinario permite el correcto diagnóstico y, en consecuencia, la prescripción del mejor tratamiento para el caso específico de tu gatito.

Marco

Escrito por Marco

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

¿Alfombrilla de baño para perros lavable o desechable? Vea las ventajas de cada uno y compare

Parálisis por garrapatas en perros