in ,

Todo lo que necesitas saber sobre las garras de tu gatito

No hay duda de que los felinos son rascadores naturales. Es por eso que las uñas del gato son tan importantes para el desarrollo saludable de tu gatito. Aunque suele ser motivo de quejas por parte de los dueños, ya que los gatos son capaces de transformar una habitación o mobiliario en una auténtica fábrica de patchwork, las garras de los animales deben estar bien cuidadas para asegurar una vida feliz y activa a tu amigo. Pero, ¿cuál es la función de las garras, qué motiva el comportamiento del rascado, cómo se relacionan las uñas con el instinto natural de estos animales y cómo cuidarlos? ¡Uf, hay muchas dudas! Para ayudarte a comprender esto, hemos apuntado todo lo que necesitas saber sobre las uñas de gato.

¡Para qué sirven las uñas de los gatos?

Algunas personas pueden considerar las uñas del gato como una gran pesadilla, pero para los gatos, las garras son esenciales. Esto se debe a que forman parte de la anatomía de las patas y ayudan en el equilibrio y la movilidad del animal, el acto de saltar y escalar lugares altos, por ejemplo. Formados por la acumulación de queratina, son retráctiles y permanecen ocultos, apareciendo solo cuando hay algún estímulo, como en defensa en situaciones peligrosas.

Es importante que no intentes acabar con el instinto de rascar de los gatos, ya que este hábito es una forma de que estén más relajados y, en consecuencia, reducir el estrés. Trata de buscar alternativas para hacer frente al acto de rascar: poner protectores en la tapicería y esparcir rascadores por la casa es una buena alternativa.

Rascar diferentes superficies es un comportamiento natural de los gatos

Los gatos son conocidos por su ingenio y curiosidad. El instinto natural de los felinos hace que tengan unos hábitos y comportamientos peculiares, como el acto de rascar las más variadas superficies. Con esta comportamiento los gatos demarcan su territorio, ya que las glándulas de las patas de los gatitos dejan un olor muy característico en los objetos rayados.

Otro estímulo que puede hacer que el gatito use las uñas en diferentes muebles de la casa es un clásico: el aburrimiento. Si tu amigo tiene una personalidad aventurera, no tener actividades en su rutina puede buscar formas de entretenerte y suele ser rascar algo. Para lidiar con esto, lo ideal es que le brindes un ambiente amigable, con juguetes, lugares para trepar y esconderse.

¿Cuáles son las precauciones para mantener las garras siempre sanas?

Las uñas de los gatos crecen constantemente y pueden causar molestias y riesgos al gatito: las uñas largas dificultan la movilidad de tu amigo, ya que se vuelven más curvas. Además, la uña se desarrolla en capas y es necesario recortarla periódicamente para eliminar la parte vieja y dejar espacio para que sigan creciendo. Lo ideal es cortarle las uñas cada dos semanas. Y, por supuesto, no siempre es posible contar con la ayuda de un profesional para mantener este cuidado al día. Por eso merece la pena intentar cortarle las uñas en casa. Pero recuerda: es fundamental acostumbrar a tu gatito desde temprana edad, así, el animal entiende que tocar sus patas no representa una amenaza.

¿Cómo cortar las uñas de los gatos?

Rascarse es una de las actividades favoritas de los gatitos. El problema es que este acto generalmente puede ser en el sofá, en la cama o incluso en ti. Por eso, es importante recortar las uñas del gato con frecuencia y, principalmente, saber cómo cortarlas. Para hacer el proceso en casa, ¡no hay misterio! Simplemente siga el paso a paso a continuación:

  • Acostumbra a tu gato a cortarse las uñas desde que es un cachorro: aunque no es necesario que le hagan el corte desde tan temprana edad, es bueno que simules cortarle las uñas para que el cachorro se acostumbre a la situación;
  • Utiliza un cortador adecuado: ¡Olvídate de las tijeras que se usan con los humanos! Para evitar accidentes al cortar, lo ideal es optar por un cortaúñas para gatos. Por lo general, en forma de alicates o guillotina, el artículo está hecho específicamente para esta función, lo que facilita enormemente el proceso;
  • Encuentra la posición correcta: tú y tu gato deberéis estar cómodos. Puedes disfrutar de los momentos de la siesta del gato o cuando está tranquilo para cortarle las uñas;
  • Presiona las almohadillas de las patas antes de comenzar el proceso: sostén una de las patas y presione ligeramente las almohadillas para que aparezca la uña;
  • Presta atención al ángulo de corte: haz el corte en un ángulo de 45º prestando mucha atención al tejido rosado interno que no debe ser cortado – si esto sucede, trata de detener la sangre con el polvo hemostático, que también encontrarás en las tiendas de mascotas. Repite el proceso con todas las uñas;
  • Hazle cosquillas a tu gatito: cuando termines, dale alguna golosina para gatos, juega con él o acarícialo para que asocie este momento con algo positivo. Entonces, la próxima vez, el proceso será más sencillo para él y para ti.

Los rascadores también ayudan a mantener las uñas de los gatos recortadas y saludables

Como el hábito de rascarse es natural y no se puede reprimir, depende de ti buscar formas y accesorios que contribuyan al bienestar de tu gatito. Los rascadores son una gran opción para ayudar a que tu gatito se relaje y se corte las uñas de forma natural. Pero, como ocurre con otros productos, los gatos no siempre se adaptan bien al artículo. En tales casos, lo ideal es investigar y buscar otro tipo de objetos que el felino pueda destruir mientras “lija” sus garras.

 

 

Marco

Escrito por Marco

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

La deshidratación en perros y gatos se puede tratar con fluidoterapia

Origen de los perros – ¿Sabes cómo evolucionaron?